Análisis organizativo y funcional de entidades reguladoras de los servicios urbanos del agua en Europa

La tendencia general en la regulación de los servicios de agua urbana en Europa consiste en asignar funciones regulatorias centralizadas a entes reguladores de agua a nivel nacional o, en algunos casos, a nivel regional. En general, por cuestiones de eficiencia, la regulación de estos servicios es realizada por reguladores multisectoriales ya existentes, con competencia y trayectoria reguladora en otros sectores.
Le corresponde a la figura del ente regulador independiente el velar por la calidad del servicio prestado por los operadores garantizando una tarifa razonable. Por ello, se persigue el logro de una mayor eficiencia, neutralidad y transparencia en la supervisión de la mejora de calidad de servicio a un precio razonable.
En este momento, en el que a nivel europeo está ya mayoritariamente implantada la figura del “regulador” como ente “independiente” y “neutral”, en beneficio de todos los grupos de interés, resulta oportuna la presentación de esta ponencia en la que se muestran algunos ejemplos relevantes de organización, funciones y competencias asignadas legalmente a entes reguladores.
En el caso de Portugal, ERSAR tiene como misión el proteger los derechos de los consumidores y asegurar la viabilidad financiera de los servicios del agua y de residuos sólidos. Su objetivo es promover la regulación como herramienta de un Estado avanzado en actividades económicas esenciales, requiriendo altos niveles de desempeño en defensa del interés de un servicio público.
Por ley se establece que ERSAR es una entidad administrativa independiente con funciones regulatorias y supervisoras, y con autonomía gestora, administrativa y financiera. La regulación ejercida por ERSAR se divide en dos categorías: regulación estructural y regulación del comportamiento.
En el caso de Escocia, WICS es responsable de la regulación de los servicios urbanos del agua. Es un órgano público independiente del gobierno escocés, correspondiendo a este último indicar las líneas generales que debe tomar el sector del agua en cada periodo regulatorio. Se persiguen objetivos como: estabilidad (“stability as a principle”), recuperación de costes, transparencia, igualdad, ….
La misión de WICS es lograr la gestión eficiente de un marco regulatorio que garantice un servicio de calidad a un precio razonable para sus clientes (“overall reasonable cost”).
En el caso de Italia, ARERA está definido como un regulador independiente multisectorial. ARERA tiene como objetivos el asegurar la eficiencia de los operadores, su viabilidad financiera, la adecuada calidad de servicio y la transparencia tarifaria basada en criterios armonizados y predefinidos. Dispone de una metodología muy detallada del método tarifario en cada periodo regulatorio.
En el caso de Albania, ERRU se establece como un ente regulador independiente en el sector del abastecimiento y saneamiento de agua. Su objetivo es salvaguardar y proteger los intereses públicos y, al mismo tiempo, establecer un marco regulatorio transparente.
En Letonia, el ente regulador es PUC, tiene como misión asegurar un servicio seguro, continuo y de calidad. Es un ente regulador multisectorial.
En general, todos estos entes reguladores establecen procesos formales y transparentes tanto en la composición de sus consejos de administración y otros órganos, en las decisiones adoptadas, en el establecimiento de la metodología tarifaria, en el análisis y resolución de disputas, en la rendición de cuentas y de explicaciones, … Estos entes reguladores se financian a través de un determinado porcentaje aplicado a los ingresos de los operadores.