Antecedentes y novedades en el impuesto especial de hidrocarburos y de electricidad

Los impuestos especiales se configuran como impuestos indirectos que recaen sobre el consumo de los bienes que se determinan en el ámbito objetivo de cada uno de ellos, gravando, en fase única, su fabricación o su importación en cualquier punto dentro del ámbito territorial comunitario.
Es una práctica habitual la producción de energía eléctrica en las plantas de depuración de aguas, del biogás obtenido de la digestión anaeróbica de los fangos orgánicos extraídos del proceso de depuración del agua residual. Este biogás es utilizado como carburante para obtener electricidad, la cual, puede ser consumida por la propia planta o bien puede ser vendida a terceros, estableciendo la Ley un régimen tributario según el supuesto.
Es por ello, que esta exposición pretende realizar una síntesis de las novedades acontecidas durante el último año, en el ámbito del Impuesto sobre los Hidrocarburos, así como en el Impuesto sobre la Electricidad, impuestos que son habituales en las actividades llevadas a cabo por empresas del sector del abastecimiento de agua.
Estas novedades han sido consecuencia tanto de la aprobación de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2018, como por la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 7 de marzo de 2018, relativa a la exención fiscal obligatoria para los productos energéticos utilizados para la producción de electricidad.