Compuestos productores de olor en las aguas destinadas al consumo humano en la Comunidad de Madrid

Aproximadamente el 12% de las reclamaciones en el agua de los consumidores en la Comunidad de Madrid se deben a las condiciones organolépticas de ésta, en concreto al sabor/olor de la misma.

Aunque la bibliografía identifica un número considerable de fuentes de olor, ya sean de origen natural o no, lo habitual es que en las aguas embalsadas las fuentes de compuestos productores de olor se deban a la presencia y concentración de diversos tipos de fitoplancton, hongos o bacterias. Sin embargo, no siempre se correlacionan los fenómenos de altos valores de estos compuestos con elevadas concentraciones de clorofila (Dzialowski et al, 2009).

En la rutina de seguimiento de la calidad en los embalses gestionados por Canal de Isabel II, en la Comunidad de Madrid, habíamos malinterpretado la presencia de algunas cianobacterias como las responsables de concentraciones de Geosmina principalmente, y, en menor relevancia, el 2-2-MetilIsoBorneol (MIB) y 2-4-6-TriCloroAnisol (TCA) (a los que nos referimos como Compuestos Productores de Olor, o CPO)

El seguimiento exhaustivo -desde la Facultad de Veterinaria de la U.C.M.- en los embalses de Canal de Isabel II de situaciones en las que en el agua bruta se ha observado concentraciones por encima de 5 ng/L de Geosmina, ha permitido identificar como causante, prácticamente en exclusividad, de la misma a una bacteria denominada Steptomyces coelicolor,

El empleo de técnicas bioquímicas de marcaje sobre las paredes celulares de la bacteria, (inmunofluorescencia) permite -mediante la supervisión al microscopio de fluorescencia- identificar al causante, e incluso realizar recuentos, de forma que, asociado a la cuantificación de la geosmina por cromatografía de gases, podemos disponer de una herramienta para anticiparnos al florecimiento del Streptomyces, alertando a la E.T.A.P. de esta circunstancia para que disponga de las medidas preventivas en el tratamiento, seleccionar la toma para el abastecimiento donde la concentración de Streptomyces sea menor, o incluso actuar en los requerimientos ecológicos de éstos para dificultar su asentamiento.