Metodología de análisis y reconstrucción de datos para caudalímetros

ATLL en el marco de un convenio de colaboración de I+D+i con el Centro de Investigación CS²AC de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), ha desarrollado una herramienta informática en base a algoritmos matemáticos que permite fiabilizar la medida de los caudalímetros del sistema de abastecimiento Ter-Llobregat. Dicho sistema está compuesto por 1000 Km de tuberías, 64 estaciones de bombeo y 165 depósitos, en 1800 Km² de territorio que abastece a más de 4,5 M de habitantes. Contiene más de 200 caudalímetros instalados en tuberías de un tamaño que va desde los 200mm a los 3000mm de diámetro. La red está intercomunicada y garantiza la continuidad del servicio mediante aportación de los diferentes puntos de producción (ETAPs e IDAMs), con una gestión que incluye cambios de sentido en la propia red.
Las infraestructuras críticas (CIS), como el caso de la red de transporte de agua potable operada por ATLL, son sistemas complejos a gran escala, distribuidos geográficamente y descentralizados con una estructura jerárquica, que requieren esquemas de supervisión y control en tiempo real (RTC) altamente sofisticados para garantizar un alto rendimiento y comportan un elevado mantenimiento cuando las condiciones no son favorables debido, por ejemplo, a mal funcionamiento del sensor (desviaciones, desplazamientos, problemas de baterías, problemas de comunicación,...). En este marco, la medida de los caudales mediante sistemas de control automatizados es de vital importancia para el sistema, pues dan información relacionada con la calidad, cantidad y continuidad del suministro.
El desarrollo del estudio comporta el uso de tres modelos basados en diferentes algoritmos que permiten evaluar las medidas automáticas (horarias) y proponer la bondad de la medida diaria o su posible error, llevando en este caso a una reconstrucción específica del valor. Una vez que los datos son fiables, es clave disponer de un proceso para transformar estos datos validados en información útil y conocimiento, para el plan operativo en tiempo real (RTC). Además, presenta el valor añadido de incorporar conocimientos útiles sobre los activos y la instrumentación (sectores de tuberías y depósitos, caudalímetros, sensores de nivel, etc...) de la red para planes de gestión a corto, medio y largo plazo.
El resultado de estas comprobaciones se recoge diariamente en un informe que es analizado por los técnicos para validar el estado de la red de abastecimiento y alertar si fuera necesario de averías o pérdidas de la información necesaria para atender a los clientes.