Smart inspection: nuevas tecnologías en la detección de fugas de biogás en plantas de tratamiento de aguas residuales

Las nuevas necesidades energéticas y ambientales, unidas al enfoque de economía circular, están convirtiendo las plantas de tratamiento de aguas residuales en biofactorias de producción de biometano para su aprovechamiento energético y térmico dados los avances tecnológicos para el tratamiento de los fangos. Estos procesos son susceptibles de emitir a la atmósfera biogás y otros compuestos odoríferos, en forma de emisiones fugitivas, que impactan en la seguridad y operación en las plantas y en el medio ambiente.
Generalmente pequeñas, las fugas de biogás que se emiten a la atmósfera son normalmente causadas por la pérdida gradual de estanqueidad de los equipos, produciéndose de forma continua en los componentes de proceso y no son detectables fácilmente por los sentidos.
Atendiendo a la necesidad del control de emisiones fugitivas, las actividades de inspección y mantenimiento se han convertido en un punto crítico esencial para la industria, y en este caso para las plantas de tratamiento de aguas residuales, que va más allá de la mera conservación y reparación, ya que permiten también la optimización de la gestión de activos, incluyendo actividades relativas a seguridad, medio ambiente, calidad y productividad.
Las tecnologías “SMART inspection” permiten reducir pérdidas de producto y materia prima, aportando mayor seguridad a la instalación y ahorrando costes en el proceso. El control de las emisiones difusas permite realizar una acción preventiva frente a potenciales incidentes derivados de estas emisiones peligrosas, reduciendo los riesgos de explosividad, de exposición química para los operarios y el entorno y los impactos al medio ambiente.
El uso adecuado de las nuevas tecnologías en la detección de emisiones fugitivas permite abordar las tareas de inspección de forma preventiva y predictiva, lo que conlleva realizar un mantenimiento industrial de valor añadido.