Uso de la telelectura (Smart Metering) como pilar tecnológico y operativo para la gestión

El concepto de Internet de las Cosas (IoT – Internet of Things) a través de la Telelectura de los contadores (Smart Metering) evoluciona radicalmente el modelo de gestión de una empresa de agua y la manera de relacionarse con sus clientes.
La inmediatez en la gestión tanto técnica como comercial hace que la Telelectura sea hoy en día clave en el proceso de la transformación digital de la empresa gestora.
Según Boyle et al. (2013), la telelectura aprovecha las capacidades avanzadas de comunicación y se caracteriza por tres propiedades clave en la generación de datos:
1) Más frecuentes
2) De mayor resolución
3) Accesibles de forma remota
Mejora, por tanto, la comprensión de “cuándo”, “dónde” y “cómo” se utiliza el agua (Boyle et al., 2013).
Es por ello que, Aguas Municipalizadas de Alicante, Empresa Mixta (Aguas de Alicante), empresa con más de 120 años de historia y con un firme compromiso con la excelencia en el servicio, está inmersa desde el año 2011 en un proyecto de implantación masiva de Telelectura que abarca la totalidad de la ciudad de Alicante y que le permita optimizar tanto la gestión comercial (dando información y total transparencia a sus clientes sobre el servicio prestado y el consumo de agua que están realizando) como la gestión técnica (con un conocimiento casi inmediato de lo que ocurre en su red de distribución hasta casi el mismo grifo del consumidor).
Y es que, con la responsabilidad de gestionar un bien tan escaso como el agua, en el que “cada gota cuenta”, entendemos la transparencia y la información fiable hacia nuestros clientes como uno de los pilares básicos de nuestras políticas de servicio y desarrollo sostenible.
Del mismo modo, integrando en nuestra operativa el uso de las nuevas tendencias (Smart Metering e IoT), estamos dando también un salto cualitativo en la gestión operativa de la red de distribución.
Así, a través de la combinación de estas emergentes tecnologías con las ya consolidadas, y con el análisis en continuo de los caudales de agua inyectados a la red y distribuidos a través de ella, se han implantado herramientas de gestión de redes que permiten la mejora en el cálculo del balance hídrico de los sectores hidráulicos y en la eficiencia de los métodos de vigilancia de incidencias en la red para el control del agua registrada; todo ello encaminado a la reducción de las pérdidas de agua.
Consecuencia de ello es que el sistema no sólo es capaz de garantizar una correcta facturación de los consumos registrados, sino que, además, permite la mejora de la planificación y explotación de la red, el dimensionado eficiente de los contadores, la detección de fraudes y consumos anómalos, el aviso al cliente en casos de la detección de consumos excesivos o fugas en las instalaciones interiores, etc., así como poner a disposición de los clientes un entorno adecuado para la autogestión de sus consumos.
En definitiva, resaltar que estos conceptos relacionados con el Smart Metering -medición inteligente, tecnológica y evolucionada- nos permiten disponer ya de herramientas para la gestión eficiente del recurso y que aporta numerosos beneficios tanto para la empresa gestora como para el consumidor y el cliente.